En primera línea de batalla. Así han estado nuestros paramédicos en esta lucha contra la Covid-19

Están en la primera línea de fuego, haciendo la diferencia entre la vida y la muerte de cientos de pacientes con diversos padecimientos en estos momentos que el mundo ha tenido que enfrentarse a esta cruel pandemia por la Covid-19. Muchos de nuestros héroes les ha tocado vivir estos momentos lejos de sus hogares y sus familias, donde llevan varios meses sin poder abrazar a sus seres amados ya que provienen de distintas provincias del país.

Son movidos cada día por su vocación de servicio a la comunidad. Ellos son nuestros Técnicos de Urgencias Médicas (TUM). Algunos tienen  hijos pequeños a los que pueden ver solo a través de un dispositivo electrónico. La vocación y entrega por lo que hacen es lo que los mantiene de pie en esta loable labor de salvar vidas.

Son alrededor de unos 400 paramédicos a nivel nacional con los que contamos actualmente en el Sistema Único de Manejo de Emergencias Pre-hospitalarias SUME. En este tiempo las emergencias respiratorias han ocupado uno de los primeros lugares de las atenciones diarias realizadas por nuestro personal al igual que las atenciones a mujeres embarazadas.

«Si comparamos julio del 2019 con el de 2020 existe una diferencias de mil atenciones más este año precisamente producto de la pandemia. Lo que significa que nuestro personal y ambulancias no han parado en su gran labor de salvar vidas» dijo nuestro Director Ejecutivo Ing. Gil Rafael Fábrega.  Y es que en julio del 2019 el SUME realizó unas 7 mil atenciones aproximadamente y en ese mismo periodo ahora en el 2020 fueron 8 mil 796. En tanto los casos de embarazos atendido el pasado mes de julio fue de más de 900.

«Hay que reconocer el gran trabajo que vienen realizando nuestros héroes, tanto paramédicos, médicos, operadores de vehículos de emergencia, personal de despacho, técnicos, entre otros. Esto sin dejar por fuera a todo nuestro personal administrativo que ha estado allí para gestionar que la entidad cuente con el recurso humano, los insumos, equipos y demás para su buen funcionamiento» agregó Fábrega.

A pesar de lo que se vive mundialmente, el SUME no ha parado sus labores, todo lo contrario, ha continuado más cerca de la ciudadanía, eso sí,  apegados todos a los rigurosos protocolos de bioseguridad para evitar el contagio y su posterior propagación. Nuestra entidad le ha ofrecido a nuestros colaboradores todos los equipos e insumos para minimizar los riesgos de contagio que conlleva la labor que realizamos en esta etapa de pandemia.